VOLVER

facultad económicas

Facultad de Ciencias Económicas UBA en la Ciudad de Buenos Aires.

VOLVER

El otro día pasé por la puerta del edificio de la foto. Aunque reniegue de mi título y nos ignoremos mutuamente con casi toda la profesión, por reiterados encontronazos derivados de múltiples diferencias de opinión, a esta altura insalvables, sigo siendo contador y la economía me sigue apasionando. Es por ello que algo me pasa cuando paso por ahí. Fueron muchos años, quizás demasiados, en los que fue casi un segundo hogar para mi. Tres y medio como alumno y trece como docente constituyen algo más que un amor aventurero.

Todo lo aprendido y enseñado lo sigo usando para mí y un muy selecto grupo de amigos y organizaciones sin fines de lucro. Empero extraño fijar posición. Gracias a la extrema generosidad de Silvia Paglioni, mi impulsora literaria, tuve la posibilidad de hacerlo durante algún  tiempo en su diario digital Bahía Noticias.

Hace más de dos años que me llamé a silencio y no me arrepiento de haberlo hecho, porque la economía durante ese lapso transitó un lugar oscuro, donde el capricho, la sinrazón, la arbitrariedad y el desconocimiento, se enseñorearon de la materia. De nada sirve aportar ideas cuando nadie quiere oírlas porque se consideran dueños de la verdad mesiánicamente revelada. Antes que vengan por el mensajero, como suelen hacerlo, es mejor escribir sobre el amor.

Un viejo dicho sentencia que en economía se puede hacer cualquier cosa, menos evitar las consecuencias. En el último par de años han efectivamente hecho cualquier cosa y ahora hay que lidiar con las consecuencias nada agradables de ello. Y mejor que lo hagan pronto porque si no, una crisis de proporciones nucleares con altísimo costo social se transformará en inevitable.

De observar atentamente al electorado nacional puede concluirse que el mismo solo está dispuesto a afrontar la incertidumbre que un cambio conlleva si la microeconomía personal, es decir su bolsillo, está sufriendo. No otra cosa sucedió en agosto en las recientes PASO. Sería lindo pensar que lo que motivó el voto castigo al gobierno fue su inoperancia frente a la inseguridad o su avasallamiento de la Constitución y las instituciones. Es dable recordar que ello también campeaba cuando se premió al gobierno con un 54% de preferencia.

“Es la economía, estúpido” es una sentencia del saxofonista amante indecoroso de pasantes, cuyo alcance universal no pienso objetar.

Existe por ahí la posibilidad de volver a tener una columna económica en algún medio gráfico, pero como los tiempos apuran, voy a volver a despuntar mi vicio de opinólogo económico en este blog, cuyo contenido podrá ser compartido por todos, siempre que mi autoría sea respetada, no vaya a ser que otro pague mis culpas.

Se percibe un clima nuevo, no por convicción, tal como surge de la cita de un poco prestigioso senador a un tema de Bon Jovi, en un inglés casi cavallistico, sino por necesidad, que siempre tiene cara de hereje y nunca nadie termina de mandarla a la hoguera inquisidora.

Agotadas las posibilidades de confiscar la renta interna, fracasado el blanqueo, el gobierno se encamina hacia un vergonzante retorno a los mercados internacionales de crédito, o sea a reafirmar la política del desendeudamiento pero con signo negativo (menos por menos es más). Para ello hay varios y penosos deberes que hacer y hay señales que están dispuestos a llevarlos a cabo.

Se abre entonces un debate, reforma tributaria ya no es un término tabú – de hecho ya comenzó- y me parece oportuno sumar mi voz. Si van a empezar a recibir sin ruborizarse a mensajeros del FMI, el BID, el Banco Mundial, el CIADI, el Club de París, no creo que se enojen con un poeta que de cuando en vez, para  recordar su título, escriba alguna rima económica.

A propósito de ello y después de escuchar al que inventó para siempre el término VOLVER, les dejo  a modo inaugural una poesía sobre el casual líder del cambio que se avecina y el relato (me encanta que un término literario haya adquirido tanta prensa) sobre mi vuelta al café del gallego José, quien sigue creyendo que en algún lugar de mi mochila, llevo una auténtica bola de cristal.

Que lo disfruten, y nos vemos cada tanto por aquí.

Enrique Momigliano 

Buenos Aires, octubre 2013

HACERSE QUERER

macri presidente

HACERSE QUERER

Ya está, ya asumió y la pesadilla terminó. Argentina tiene nuevo presidente y a menos que quiera imitar, siquiera en algo, a su malhadada antecesora, contará con mi apoyo más pleno. Le decía a mi hijo que yo en su lugar ni siquiera hago el más mínimo intento de tomar sobre mis hombros la responsabilidad que desde hace unas horas Mauricio Macri y su equipo cargan sobre sí. Rascarme la panza al sol, con una caipirinha, en alguna playa tropical, sería seguramente mi programa.

Asumen un país arrasado, saqueado y destruído. Con una economía en terapia intensiva y sus instituciones convertidas en guaridas de militantes. Adornan el paquete una imagen exterior despreciable, unos gobiernos hasta ayer aliados que son sospechados de albergar las actividades más clandestinas, ilegales y aterrorizantes del planeta y un ninguneo rampante en todos los foros internacionales a que pertenece. Pero lo peor de todo deberán gobernar una sociedad profundamente dividida y enfrentada, aun en el seno de sus familias. Anoche mismo mientras unos tiraban petardos para festejar, sus vecinos los insultaban. Me olvidaba, con un narcotráfico instalado comodamente, en todo el espectro social y una oposición – espero que sectaria – que llama a la resistencia disfrazada de ideología, simplemente para no pagar por sus múltiples tropelías de todo tipo.

¿Voté a Macri? Por supuesto que si, hubiera votado a cualquiera capaz de terminar con el cristinismo, que vale la pena aclararlo, no tuvo nada que ver con el nestorismo, cuyos logros – no pocos por cierto- en lugar de profundizar, se ocupó de desbaratar.

¿Quiero a Macri? ¿me gusta el PRO?. Por supuesto que no. Llevo ocho años viviendo en CABA, bajo su gestión y tengo una larga lista de quejas. Si ponemos la cuestión en términos personales el resultado es peor, ya que es hijo de una familia que amasó fortunas siendo contratista del estado, banqueros y contrabandista de autos. Socialmente la cosa empeora aún más, forma parte de esa élite – tal como dijo el que escucha pajaritos- responsable de los peores desastres argentinos. Si finalmente, vamos a mi propia historia, vengo de integrar fuerzas que lo enfrentaron y derrotaron.

Suena raro, como alguien me escribió, que lo apoye, que me inunde la esperanza, que le otorgue el beneficio de la duda, que crea que pese a todo lo expresado puede llegar a hacer un buen gobierno ¿Deberé entonces concluir que la poesía terminó de enloquecerme?

Nada de eso. Por un lado si un par de políticos que han sabido ganarse mi admiración por su inteligencia y coraje, como Elisa Carrió y Ernesto Sanz condujeron al radicalismo a sus playas, un humilde radical en proceso de exilio interior- debe aceptar que tendrán sus buenas razones para ello. Pero por otro debo reconocer que Macri tiene una virtud indudable, exactamente la opuesta a su antecesora. Tanto como ella sabía hacerse odiar y disfrutaba con ello, Macri sabe hacerse querer.

Cuando desembarcó en Boca, el cuadro de mis amores, desató mi furia. “¿Por qué no va a convertir a River en una sociedad anónima? Ese es un club lleno de oligarcas como él” solía decir a quien me quisiera escuchar. Hizo tan, pero tan buena gestión que junto a Bianchi me taparon la boca, mi boca, llenando la vitrina de títulos y mi alma de alegría, tras alegría. Pero no solo ganó campeonatos, hizo del club un polo de desarrollo social y todo su entorno mejoró muchísimo. Para mi escándalo, la gente más humilde de la Boca y alrededores lo empezaron a querer. A mi no me bastó, el abismo ideológico me siguió separando.

Después llegó a la Ciudad. Y yo lo resistí, me burlé de sus globitos y de sus bailecitos y ni siquiera me preocupé alguna vez por ver qué estaba haciendo. Un día volví a Rentas, que había contribuido a dirigir durante cuatro largos años y la vi tan cambiada, para bien, que mi escepticismo comenzó a tambalear. Fue mi hijo, estudiante de ingeniería, que me sorprendió con su detallada alabanza sobre la obra del arroyo Maldonado. Escéptico aún, comprobé que en los diluvios frecuentes, Juan B Justo ya no se inundaba. Acordó luego con mi club de pescadores prolongar su muelle en compensación por el desvío de la costanera y para mi asombro, cumplió. Otro día pude volver a caminar por la calle Florida sin pisar a ese inmundo mercado persa que se había instalado allí. Otro día descubrí un tunel bajo las vías, y otro más y alguno más. Y noté para mi alivio que la inseguridad, desde la llegada de la policía local no tenía ni punto de comparación con la que vivían a diario mis amigos instalados en el conurbano bonaerense. A mi siguió sin bastarme, terco como soy y atrapado en mi ideología – que es bien real y no de relato revolucionario verbal- no llegúe a quererlo. Pero otra vez volví a ser sorprendido pues muchos amigos y hasta familiares empezaron a quererlo. Nuevamente y en un ámbito bien difícil, Macri supo hacerse querer.

Por eso, antes de equivocarme por tercera vez con la misma persona y frente a la enorme responsabilidad que ha asumido para bien de todos, me llamo a silencio.

Hoy lo escuché, a Dios gracias pude volver a escuchar atentamente una cadena nacional sin que una sarta de mentiras y atropellos ofendiesen mi inteligencia. Y me sorprendí coincidiendo con casi todos sus planteos, escuchando a alguien a quien aún no quiero, decir cosas simples y concretas pero sumamente necesarias en esta tierra arrasada. Pienso seguir escuchándolo y si aún no puedo darle mi amor, por lo menos tendrá mi atención y mi respeto.

Por propia experiencia se que hacerse querer no es tarea fácil, a mi no me ha salido a lo largo del camino y debí por ello enfrentar duros combates. Quien tiene esa capacidad comprobada merece también mi admiración.

Dispone por el voto popular de cuatro años por delante, quizás cuatro más. Es desde hoy, el capitán de mi barco, de este maravilloso país que me he resistido siempre a abandonar. Ojalá que al final de esta travesía que se plantea azarosa, pueda decir que he llegado a quererlo. Será la señal más fiel que habrá hecho las cosas bien y que los argentinos, viviremos todos, bastante mejor.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 10 de diciembre de 2015

Amanece, que no es poco, celebremos la aurora

EL CARANCHO

carancho

EL CARANCHO

Cierta muy triste noche, en mi despacho en la Rosada,

meditaba sobre la historia de mi terruño natal,

cuando sentí en la ventana una suerte de llamada,

“Es visita inoportuna a quien han dirigido mal,

Solo eso y nada más”.

¡Ah recuerdo claramente aquel noviembre desolado!,

en que tantas urnas solapadas con su grito fantasmal,

todo delirio de eternidad en él fue sepultado,

de aquella a quien los demonios Christine podrán llamar,

y aquí nadie nombrará.

Acercado a la ventana con dudas de terror lleno,

acosado por pesadillas que nadie llegó a soñar,

la palabra “Christine” dije y gritó el eco pleno,

Solo eso y nada más.

Mas cuando abrí la persiana se coló por la ventana,

fulminándome con la mirada un carancho colosal,

sin formalidad alguna ante mi presencia humana,

en un busto de Sarmiento que hay encima de mi umbral,

fue, posose y nada más.

Esa formidable pampeana ave, seria, triste, grave,

tornó curiosa en el acto mi taciturna soledad,

“Aunque seas en verde campo, fiera, carroñera ave,

dime en averno que habitás ¿cómo te denominad?”

Dijo carancho: “Nunca más”

Como el ridículo carancho aún me sorprendía,

ubiqué celebre asiento frente al ave del umbral,

soportando su mirada que a mi corazón ardía,

¡sentado en ese sillón que Ella usaba para mal,

y ya no usará nunca más!

En un aire muy pesado que a azufre pudo oler,

“Maldito pájaro” dije “ahora supe a qué vendrás,

tu sagaz Jefe te envía con la pócima a beber,

si tragás dulce brebaje a Christine volver verás.”

Graznó carancho: “Nunca más”

“Profeta” grité, “ser malvado, pérfido diablo alado,

por el Dios que adoramos y buenos santos a venerar,

dile a este extraviado si desde tiempo pasado,

Christine hoy entre demonios, un día vendrá a reinar.”

Dijo carancho: “¡Nunca más!”

“¡Diablo alado no hables más!” alterado fui a gritar,

“¡Que un Pampero te devuelva al negro nido infernal!

Es probable que muy confundidos la volvamos a votar,

si por caso el hoy elegido también haga todo mal.”

Dijo carancho: “¡Nunca más!”

Y el audaz carancho osado aún sigue posado,

en pálido busto de Sarmiento que corona mi portal,

custodiando a un pueblo entero recién despertado,

que valiente, paciente y bravo en ese sueño infernal,

no ha de caer nunca más.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 10 de diciembre de 2015

Es de esperar que Edgar Allan Poe no se sienta molesto por haber tomado prestadas tanto su idea como diez de las dieciocho estrofas de su obra maestra EL CUERVO, para celebrar a mi modo un día histórico para mi amada patria. Si se molesta, no falta tanto para que logre pedirle disculpas personalmente, las que serán dadas junto con mi respeto y admiración por tratarse de uno de los grandes maestros de la poesía universal de todos los tiempos. Fue imposible en la tarea emprendida, – no tengo ese talento-, respetar a rajatabla la maravillosa estructura de sus versos y la musicalidad de su rima. Pero intenté que sonase lo más parecido posible, aunque esta historia no sea precisamente la de un amor inmenso interrumpido por la muerte. Roguemos para que el infernal profeta esté en lo cierto.

Una última aclaración. Christine es un auto, más exactamente un Plymouth Fury 1958, elegido como protagonista de una novela de 1983 escrita por Stephen King, que diera origen a la película del mismo nombre dirigida por John Carpenter. La película es de terror, el auto está poseído por fuerzas demoníacas y transforma con su poder a un tímido muchacho, hazmereír de sus compañeros en un pendenciero, arrogante e invencible. Christine es destruido, pero su poder es tal que no solo logra reconstruirse varias veces sino que acaba uno a uno con quienes osan meterse con él o su protegido. Solo si se animan, véanla, no es apta para sensibles. Cualquier parecido con homónimos vernáculos, corre por vuestra cuenta y responsabilidad. No es el agravio mi estilo, el festejo si.

Finalmente, finalmente, solo hay que decirlo.

EL PORTERO DEL PROSTÍBULO

portero del prostibulo

EL PORTERO DEL PROSTÍBULO

Alcances de la democrática revolución de los escrotos inflamados

Con el bar de José cerrado definitivamente y mi familia de viaje por el interior, ayer comencé una mañana bien dispuesto a disfrutar mi soledad. En pantuflas y boxer, una vez acabado el mate, decidí coronar mi desayuno como corresponde a un escritor en busca de inspiración, me serví un Chivas al Calafate. De repente mis sueños paradisíacos fueron abruptamente interrumpidos por el timbre. Pensando en los consabidos testigos y dispuesto a ignorarlos, la insistencia me hizo llegar refunfuñando al ventanal del frente, para descubrir, no sin asombro, a mi amigo José. Me puse una malla y salí a abrirle.

¿Que hacés por acá?

Yo no tengo a la SIDE pero tengo a tu hija, me la crucé en el super y me dijo que hoy estabas solo, así que me dije: Como Mahoma perdió su montaña, es bueno que Mahoma vaya a garronear un whisky a una casa.

Siempre el mismo loco, no hagas esos chistes que ISIS te va a llenar de agujeros. Está todo mal el dicho y ¿justo ellos que no toman alcohol ni en el podio van a venir a pedirme un whisky? Pasá que el Chivas está en la mesa. ¡Que bueno que viniste, hoy tu bar es mi cocina!.

Me voy el sábado dottore, pero además de despedirme, como no hemos hablado desde antes de la prima volta, quería saber porqué te equivocaste tanto en el pronóstico.

Ya sé que mal de muchos, consuelo de tontos, pero el resultado fue sorpresa para todos. Hasta los que votaron se sorprendieron porque se encontraron compartiendo en secreto, sin ruido ni ostentación alguna, un sentimiento en común.

Dale, dame una explicación científica con el diario del lunes.

No la hay. La única posible, vino de boca de un funcionario y solo la vamos a suavizar. “A la gente se le inflamaron los escrotos del kirchnerismo” Tal como cantó el Nano, “Harto ya de estar harto, ya me cansé”. Repudrieron a la gente y para bien de todos, ni cuenta se dieron, hasta que fue tarde. Y perdieron hasta en Lanús, fue una catástrofe que los deja sin aguantadero donde hacer pie para hostigar al que venga, ya que a ninguno de los dos eventuales lo consideran como propio. Hasta los peronistas votaron por María Eugenia, se ve que agradecen la estatua porteña del jefe supremo.

And now what?

Muy bien gallego, tu inglés mejora. Pero mis pronósticos no. Ni la menor idea de lo que puede pasar. El oficialismo hizo todo para perder, la monarca ninguneando al candidato, mentiras inverosímiles por doquier, el candidato disfrazándose de izquierda, un gabinete propuesto que es demasiado mini, ausencia total de propuestas, salvo las robadas a los otros, ni media pregunta contestada……. un desastre peor que para la primera vuelta. El submarino amarillo no hizo nada demasiado bien tampoco. Se le escapó la tortuga a varios del equipo, atacaron bastante poco la desastrosa gestión bonaerense del motonauta, no definieron a su gabinete y el candidato no logró operarse de su papa en la boca. Empero parece que la campaña importa poco, pesan demasiado los escrotos.

¿Porqué pensás eso?

La única chance del piloto era que la gente por lo menos dudase acerca de su capacidad para abrirse del gobierno y su gente. Y él por necesidad, desesperación o vaya a saber por qué, hizo todo lo contrario. Lejos de ser más Daniel que nunca, fue más Ella que nunca: actuó, mintió, agredió, ninguneó, negó la realidad, se enojó. Aceptó, solo él sabe si a regañadientes, un muy triste papel.

¿Cual?

El de portero del prostíbulo. ¿Te acordás cuando éramos jóvenes y existian prostíbulos?. El portero, de impecable smoking nos avanzaba en la calle y con su mejor sonrisa se nos hacía cómplice y amigo. Nos pasaba una mano por el hombro, nos daba una tarjetita que decía “vale por una consumición” y nos contaba las maravillas que eran capaces de hacer con nuestra fogosidad, las beldades que habitaban el sótano que él cuidaba. Y nosotros, calientes como pipa encendida, le creíamos todo……. y entrábamos por esa escalera que bajaba el infierno. Adentro todo bien oscuro, mucha música sensual y la única linda desnudándose en el escenario. Enseguida nos manoteaban y nos sentaban con una gorda horrible con pocos dientes, alguna vez con un travesti o con otra escapada de un geriátrico. Sin darnos cuenta siquiera habíamos ordenado dos tragos, a los cinco minutos, otros dos más, nos habíamos tomado dos cañas baratas aguadas y a la hora de pagar, por supuesto la tarjetita no valía y las cañas costaban como un Dom Perignon. Si pese a todo queríamos arreglar algo con el bagayo en suerte la respuesta era negativa o nos dejaban de seña en una esquina hasta la madrugada.A cantarle a Gardel y a buscarla a Manuela.

¿No te estás pasando un poco?, con la comparación, digo.

No José, me estoy quedando corto. A falta de aguantadero, se quieren refugiar todos en el gobierno nacional detrás del motonauta. No se va ninguno, vuelven todos. Y hasta él te lo dice: si gano yo no cambia nada. ¿Cómo va a cambiar si siguen todos los mismos?. Lo que no se dan cuenta es que ese es su seguro de derrota. Le despejaron todas las dudas a la gente.

¿Estás seguro?

Hace poco alguien decía que esta encrucijada se parece a la de 1983. Todos siguen pensando que el ataúd de Herminio fue el que inclinó la elección por Alfonsín. Yo no estoy tan seguro. El hecho decisivo fue otro. Unos días atrás don Raúl había denunciado un pacto de impunidad entre el peronismo y las fuerzas armadas. Pacto que fue explicitado por el general Bignone en su libro El último de facto, cuando escribe que en reuniones previas a la vuelta de la democracia, dirigentes les decían que los militares pusieran el hombre y ellos pondrían los votos. Si algo quería la gente es que el proceso que empezaba no tuviera nada que ver con el que terminaba, el mero atisbo de un posible continuismo espantó los votos hacia el candidato radical, que se sorprendió tanto como el ingeniero el otro día, del resultado.

Tu pronóstico es que gana Mauricio.

Aún no lo se. Es posible, tal como le pasó en las elecciones por la Capital en 2003, que muchos que trabajaron a su favor en la primera vuelta, le trabajen en contra en la segunda.

Y eso ¿cómo se logra?

Como todo en política, con plata. Y ahi entran a jugar las corporaciones, todas ellas. Salvo una, la eclesiástica que juega con otras influencias y otro tipo de militancia, probablemente la única gratis.

Esto se pone interesante, contame más.

El motonauta tenía todo arreglado para ganar. El dijo en televisión, en un acto de absoluta sinceridad que hay 20 mil millones de dólares prometidos a Argentina por los organismos multilaterales de crédito. Todos manejados por EEUU a cambio de un programa de normalización de la economía del país. También dijo que sindicatos y empresarios lo apoyan. Es verdad, no dijo a cambio de qué. Lo podés suponer: impunidad, ellos también tienen las manos demasiado sucias por los negociados de estos años. Y finalmente el compañero Papa, mi candidato, le ratificó su confianza. El no quería a la morsa y puso a toda la iglesia a trabajar para que la morsa no llegue, no se si el domingo hará lo mismo.

¿Me estás diciendo que el candidato de las corporaciones es el portero?.

Sin duda y yo no creo que en este breve lapso, esas mismas corporaciones tan poderosas, hayan tenido tiempo, ocasión o vocación de cambiar de candidato.

¿Me dijiste todos los factores?

Hay uno más y nada menor, el voto femenino. Las mujeres juegan calladas pero son la mitad del padrón. En 2011 inclinaron fuertemente la balanza por la compasión y empatía que la reciente viuda supo despertar, sobreactuando la pena de su pérdida. En octubre privadas de una candidata a presidente con posibilidades reales, no se privaron de favorecer a María Eugenia por sobre el macho paredes de la morsa. Y puestas a elegir entre los dos hombres actuales, estoy dispuesto a asegurar que ninguno de los dos se presenta como un efebo antes ellas. Empero, mientras a uno lo acompaña un chino de temer, al otro lo hace una Gabriela muy admirada por sus congéneres por haber superado holgadamente las limitaciones de su discapacidad motriz.

¿Puede haber sorpresa el domingo, inversa y negativa, digo?

Tampoco lo se. Creo positivamente que si la diferencia no es mucha, habrá fraude consentido, pero si hay paliza fundada en el rechazo al continuismo, va a ser muy dificil forzar el resultado. Estamos ante un escenario inédito, una sociedad despierta y harta, a la cual el esfuerzo de las corporaciones nacionales e internacionales, no ha logrado seducir masivamente con un candidato potable.

Y entonces ¿qué define pues?

Ya te lo dije aunque no la pueda medir y sin saber si en estas tres semanas aumentó o disminuyó, aunque es bastante probable que sea lo primero.

Dale hombre, no te andes con tantas vueltas.

El escroto, gallego, la inflamación del escroto.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 19 de noviembre de 2015

Ejemplificando el sentimiento generalizado y dedicado a……….¿hace falta que lo diga? Buen domingo para todos.

EL CHEQUE EN BLANCO

cheque_en_blanco

 

EL CHEQUE EN BLANCO

Luego de una larga ausencia, a la espera que la disipación de la polvareda que dejaron las PASO a caballo de las inundaciones, sembrase un claro panorama para el domingo próximo, me fui a anegar mi frustración al bar de mi amigo José. Lo encontré desoladísimo y con un cartel en la ventana que decía : “Alquílase o Véndese, por regreso del titular a su terruño, Trátese aquí conmigo”

Entré, me senté y de atrás del mostrador, embalando platos, me saludó José.

Dottore, si tarda más esta vez no me encuentra.

¿Te pudriste gallego?

Del todo y definitivamente. No vendo nada y ya para poder mantenerme estoy haciendo cosas que no me gustan

¿Cómo?

Ponerle agua al café, comprar en el mayorista ese alimento con olor a jamón y traer queso de quinta marca. Si seguimos así un día enveneno a alguien y la voy a pasar mal.

¿Y qué vas a hacer a España?

Jubilarme, ¿qué otra cosa podría?. Hablé con mi hermano que tiene una casa cerca del mar, deshabitada y le voy a hacer de casero y poner un puestito de pescado en el puerto para entretenerme.

Acá vivo como un preso, peor diría, porque a ellos les pagan y a mi me roban. La jubilación sigue siendo una miseria porque por más que aportes mucho te pagan poco para pagársela a los que nunca aportaron. Tenés que gastar en auto porque el transporte público es una miseria. Los inspectores te tienen loco a coima. Encima, ahora resulta que somos los genocidas que masacraron a los indios, por lo menos unos pibes del colegio, el otro día me lo gritaron. Para rematarla vino uno a explicar que tenía que hacer un baño único para hombres y mujeres porque si mantenía los actuales estaba discriminando a los trans. Este país se volvió un manicomio y la gente parece darle la razón porque vive enloquecida peleándose con todos.

Sabia descripción gallego. Relataste en un solo párrafo nuestra tragedia.

¿Y vos en qué andabas?

Trabajando para la CIA

¡¡Andá, no te creo!!.

Haces bien, como estamos en campaña electoral, de tanto oir mentiras me empezó a gustar decirlas, nada más que para ver que cara me pone la gente.

¿Tenés alguna esperanza?, contame.

Traeme un whisky importado y te digo

No puede ser

¿Por?

Al importador le dijeron que para entrarlo tenía que exportar algo por un valor equivalente porque no hay ni un solo dólar, ni los falsos quedan.

¿Y qué hizo?

Mil trámites para inscribirse como exportador de soja, pero fracasó también. Los sojeros le dijeron que le vendían solo si les pagaba la diferencia con el dólar bolsa por afuera y que además se hiciera cargo del flete porque estaba por las nubes. Y que encima se lo hacían de favor, porque grano que se cosecha se guarda hasta la devalueta. Conclusión, cerró el negocio hasta que aclare.

Algo te debe quedar.

¡Grapa!

Traela, total son las diez de la mañana, me va a caer de maravillas. ¿Alguna aceituna?

Imposible, con eso hay un lío bárbaro, las dejan morir en las plantas.

¿Pan, de ayer, tostándose al sol?

Algo queda, ya vengo.

Gracias, cuando para Caracas me voy, las góndolas se vacían.

¿Quien gana el domingo?

El que no se sabe como va a firmar porque le pusieron una férula en la mano que le queda.

¿Tan seguro estás?

Fraude patriótico viejo. Todos quieren que gane él, por distintos motivos pero todos quieren eso. Y como él es tan inconsciente que está dispuesto a agarrar esta papa caliente, jamás van a dejar que la gente, por error, elija a otro. Si en estos años nos llevaron al 70, ahora volvemos al 30, la década infame, te acordás. Lo ponen y en primera.

Los que se van porque piensan que lo pueden apretar para que no los entregue por todas las trapisondas con miles de huellas que han consumado.

La oposición porque sabe que el país quedó arrasado y todo es un castillo de naipes, a punto de caer y detestan quemarse.

El Papa porque es un hombre de fe, es decir lo va a escuchar.

Y el capital porque es menemista, hijo de empresario, liberal hasta la médula, pro negocio, digamos.

Sin descontar al glamour. Esposa ex modelo, diseñadora de ropa y él campeón mundial de motonaútica, no cualquiera reúne todo eso.

¿Y la capacidad, la gestión, la conducción?

A nadie le importa eso, solo a los tontos como vos o yo. Es un gobierno de transición. Venimos de un intento “estalinista verbal” y ahora viene la “glasnost y perestroika” también verbal, por supuesto. Los salvajes del mercado vienen en cuatro años, cuando todos estén más dormidos de tanto optimismo, consenso, meditación y otras yerbas. Pero sobre todo cuando el congreso sea otro.

Ahora hay que calmar las aguas para poder cambiar el rumbo sin tiroteo. Nadie mejor que el navegante para ello. Le pueden decir de todo y él con la misma cara, contesta lo que quiere.

Hablando de contestar, ¿tenes alguna idea de lo que va a hacer, de alguna medida, plan o programa?.

Tengo mucha idea de lo que hay que hacer. Del como ni un ápice. Aquí hay que devaluar brutalmente para recuperar la competitividad perdida y hacer un acuerdo con los formadores de precios para que trasladen al consumo popular lo menos posible. Porque al mismo tiempo hay que equilibrar las cuentas fiscales para poder ser creíble en un plan anti-inflacionario. Y la clave es el apoyo externo que es el único que le puede dar las espaldas para aguantar si se le desbocan los mercados. Para eso el acuerdo con las plumas es central

¿Qué plumas?

Los buitres José, con perdón de los buitres. Son los usureros internacionales en los que caímos por nuestra propia torpeza al declarar el default en 2001. A mi juicio se viene una reestructuración total de la deuda externa que queda.

¿Pensas que el gabinete que está armando da para eso?.

Creo que viene en dos etapas, al estilo del cabeza de Banfield. Un primer ministro para que abra la tapa del radiador, se queme y se vaya . Y luego otro, con mucho equipo y prestigio para ganar credibilidad y ordenar todo.

¿Y la droga, la inseguridad?.

Eso también es una incógnita, para poder desarmar todo lo que dejaron armar en estos años hace falta una fuerza verde o azul, muy bien equipada y entrenada, puesta en la calle, con inteligencia foránea. Otra área en que el apoyo externo es crucial.

O sea que le tenés fe y optimismo.

No tanto, todo está por verse. Sobre todo el cómo. Y también qué pasa si se le retoban las bases, que en algún momento se sentirán traicionadas, tanto como cuando Carlos en lugar de salariazo, les dio impuestazo y en lugar de abrirle el juego a los que lo apoyaron, trajo a Bunge y Born y pactó con Alvarito.

Eso quiere decir que el voto del domingo, no es ni por convicción, ni por pasión, ni por confianza.

¿Vos pensás que alguno de estos tres son capaces de despertar algo de ello?.

Sin embargo noto un dejo de alegría en tus palabras y en la gente, aun nerviosa y enloquecida algo de alivio siente.

La pesadilla termina José y eso es mucho más importante que el futuro. Todos están convencidos que nada de lo que venga puede ser peor que lo que finaliza, solo eso sustenta la tensa espera y evita que todo se derrumbe.

Es decir que el nuevo arranca con un crédito bárbaro, le van a perdonar de todo.

Si, le van a perdonar de todo, menos que intente continuar con el modelo, en quien nadie cree. El 11 de diciembre todos van a esperar que comience a diferenciarse de quien lo ungió candidato, si lo hace a partir del lunes, mucho pero mucho mejor. Si no lo hace está perdido.

¿Lo hará?. Parece una locura votarlo sin estar seguro de ello.

El voto del domingo será un cheque en blanco. Siempre en alguna medida el voto lo es. Pero éste más que ninguno porque no hay propuestas, no hay compromisos, no hay garantías, solo existe una esperanza que sea capaz de hacer lo que hay que hacer, sin que estalle todo.

¿Vos se lo firmarías?.

De ninguna manera, porque ese cheque es como un ticket de acceso a una lancha colectiva, pardójicamente del Tigre. Uno lo paga y confía en que el que la maneja hizo y hará todo bien, ya que si se hunde, todos nos hundimos con él.

Mal ejemplo dottore, de lanchas el hombre sabe.

De países se verá José, ahora contame de ese pueblito pesquero de Galicia, no sea cosa que en breve deba pedirte el puesto de ayudante.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 22 de octubre de 2015

Hablando de inconsciencia

DEMOCRACIA ROMANA

bellando racing

DEMOCRACIA ROMANA

Evangelizando al justicialismo

La mañana soleada me invitó a caminar. Además después de dos semanas de gripe, que aproveché para darle los toques finales a mi nuevo libro de poesía, establecer cierta distancia con la casa hogareña se hacía imprescindible. Sin destino necesario entré como quien no quiere la cosa al bar de José, un poco más desierto que de costumbre, ¿será que él no supo ganar la década?

“Llegó el mudo” me dijo apresurándose a la mesa con la botella de Criadores y dos vasos. “Antes que se pudra, prefiero regalártelo” agregó.

“Salí José, llevate eso y traeme un té de hierbas” respondí para su sorpresa.

“Ah!, ahora sí que estás jodido, ¿te asustó el médico?” dijo guiñando un ojo.

“Volví a la senda naturista, de la que nunca debí salir, a veces la vida se te hace una montaña rusa y no tenés más remedio que apaciguarla con toxinas. Claro, hasta que te decidís a ponerla en orden” dije con pose de yogui.

“Me alegro por vos, sos demasiado joven para morir” rió a carcajadas.

Volvió con la taza de Cachamai amarillo y mientras sumergía el saquito del burro, soltó la inevitable pregunta. “¿Todo tranqui? El país, me refiero”

“Hay una operación muy arriesgada y finita en marcha, pero es una a la que le tengo FE”

“¿Cómo la llamarías?”

“Evangelizando al justicialismo”

“Explicate antes que me ría una semana entera”

“ Es como una tercera posición entre las alternativas de cambio o continuidad de las que se venían hablando. Tanto el cambio como la continuidad son posibles pero ambas conducen a un callejón de violencia e inestabilidad y el tejido social está tan frágil que un chispa desataría un incendio El gobierno podía ganar pero sería una victoria pírrica. Con el manejo que tiene de jueces, punteros y demás yerbas, podía tranquilamente – fraude incluído- poner al florista presidente y profundizar el modelo rumbo a Venezuela, pero tendría que gobernar con las dos terceras partes de la sociedad en contra. La oposición tiene datos terribles contra el gobierno, pero hacerlos valer para volcar la elección a su favor solo llevarían a un descreimiento más total en la política y el sistema. Además una vez en el poder, las venganzas cotidianas, listas negras, etc estarían a la orden del día – una onda 1955- y ello conduciría a unas revueltas de piqueteros, sindicatos, indígenistas y tantas cosas que andan armadas por ahí. En síntesis, otro desastre”

“Entonces ¿que inventaron?”

“La PAX romana, o mejor dicho la democracia romana”

“Y eso ¿qué es?”

“Seguirá gobernando el justicialismo, pero evangelizado, lo cual no es poco”

“¿Van todos al catecismo?”

“Ya están yendo, ella no pierde oportunidad de hacerlo y los está mandando de a uno en fila. Fueron más funcionarios a Roma que a Nueva York, Moscú o Shangai en los últimos tiempos y hablan más con gente usando sotanas, cruces y anillos que nunca”

“¿Vos me querés decir que el futuro gobierno lo está armando el Papa?”

“Esperá que me pongo de pie. Efectivamente el compañero Papa, de Guardia de Hierro, rama argentina de la teología de la liberación, es el cerebro de esta arriesgada operación que si sale bien le ahorrará sangre y sufrimiento al pueblo argentino”

“Menos mal que estás a té, contame más”

“Cuando la ex gorda, rubia y lengua larga dice que estamos en 1983 se equivoca, estamos en 1975. Las variables económicas están tan desajustadas que un Rodrigazo es posible y te diría que necesario. Pero después de una fiesta tan prolongada, apagar la luz de golpe es más que peligroso. Mismo en aquella oportunidad el ajustazo solo pudo sostenerse con una represión brutal, hoy impensable. De modo que el gradualismo, con todo lo ineficiente que suele ser, se impone. Para que funcione necesita tres requisitos indispensables.

  1. algún externo que sostenga económicamente el proceso

  2. paz social interna

  3. discurso moderadamente progre, moderadamente socialista que le asegure a los desfavorecdos que el poder no se olvida de ellos sin asustar a los dueños de la plata.

El único que puede garantizar ese triplete vive en Roma.”

“Sin embargo, todavía no me cierra porqué el gobierno accedió”

“Porque están hasta las manos, han sido tan pero tan desprolijos, en un mundo que marcha hacia la transparencia, que hay pilas de pruebas de sus actos en juzgados de todo el universo. Mirá a Brasil, el cerco se cierra sobre el propio Lula y la presidente está a punto de renunciar. ¿Crees que no hay cabos de todo lo que allá se ventila que no llegarán aquí? ¿Pensás acaso que el Fifagate no abarca a la AFA y a sus socios oficiales?”

“Y el chino guevarista, ¿de qué la juega?”

“Es la última carta de ella para garantizarse algo de impunidad. Algo digo, porque va a tener que devolver bastante de lo acumulado pero lo único que le importa que es su pellejo y el de su familia, deben estar a salvo, prometido por Roma, asegurado por el amarillo”

“O sea que votamos por deporte, ¿está todo cocinado de antemano?”

“Están todos trabajando para ello. Hasta el gordo periodista transplantado se metió en la interna de la provincia, el plan necesita un progre religioso y la morsa no da el perfil”

“Pero vos sabés que la relación del justicialismo con la iglesia siempre fue difícil.”

“Creo que ese desencuentro es uno de los más trágicos de nuestro país. Porque no pregonan cosas tan distintas y ambos son los que más han hecho, cada uno a su modo, por los más humildes y desprotegidos. Que elaboren un punto de encuentro es para bien de todos. El justicialismo original albergó en sus filas al nacionalismo católico con el que se distanció cuando hizo gala de sus métodos violentos. Mucha más distancia tomó en los 70 cuando se vió infiltrado por el marxismo ateo financiado y entrenado por Castro. La purga interna violenta que siguió con el Brujo a la cabeza no fue precisamente católica pero ellos no estuvieron ajenos, se hicieron cargo del ministerio de educación”

“Quiere decir que vos lo ves posible”

“Lo veo deseable, el posible se verá, la historia indica que los muchachos tienen muchos problemas para internalizar un par de mandamientos”

“¿Cuales?”

“No robarás y no matarás, pero al Papa, a éste Papa, aunque parezca una verdad de perogrullo, le tengo FE, no en vano paró una masacre en Siria y logró que la Coca Cola vuelva a Cuba. Por ahí consigue una generación de justicialistas pacíficos y honestos. No los voy a votar ahora, aunque al manco me une la secundaria y la pasión por la lancha, pero voy a seguir el proceso de cerca, quien te dice que al final del camino nos toque coincidir.”

“Dejate de embromar, seguí en las letras que el traje no te aguanta ninguna locura más”.

Me fui, renqueando un poco, a paso lento y con el Cachamaí rebotando en la barriga. Pensándolo bien, José tiene razón, vamos a concentrarnos en revisar la prueba de galera de mi Poesía II.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 3 de agosto de 2015

Hace muy bien el inquilino del Vaticano en pedir que recen por él, se ha hecho cargo de las tareas más difíciles del planeta, incluso puertas adentro.  Muchísimos años atrás, alguien lo decía cantando y muy bien. Supongo que las “chicas” que me leen no tendrán dificultad alguna en reconocerlo.

 

En el Titanic con iceberg a la vista

titanic y iceberg

 

En el Titanic con iceberg a la vista

la economía en tiempos de tanatólogos

Dale Yussuf traeme un café

¿Que te pasa doctor desaparecido? José, me llamo José, gallego de pura cepa desde los orígenes de la Hispania.

Estamos en proceso de conversión al Islam, deberías ir comprándole la Burka a tu gorda mimosa.

Dejate de bromas que hasta yo me doy cuenta que el horno no está para bollos. ¿Donde te metiste? Te llevo el café y me contás.

Callado, para qué escribir si nadie te cree, te llaman terrorista ( justo ellos que si lo son) y te complican la vida. Imaginate un tipo que se parase en la última cena del Titanic y dijese a voz en cuello que sería mejor que nadie se fuese a dormir y que se pusieran los salvavidas porque el insumergible gigante estaba a punto de chocar contra un iceberg y hundirse. Le gritaban loco y lo tiraban al agua para seguir bailando.

Y ahora ¿porqué hacerlo?

Porque el iceberg está a la vista. Basta invitar a alguno de los danzantes a salir del clima ilusorio del salón, asomarse a la baranda helada y mirar. La muerte los dejó desnudos. Siempre lo hace con todos. Frente a ella se caen todas las máscaras, todos los relatos, todas las excusas.

Me fascina ver la desesperación de estos mentirosos seriales por tratar de imponer un nuevo cuento. Están tan deseperados que se equivocan, se contradicen, corren para un lado y luego para el contrario. Y nada sirve. Lo único que los salvaría es que la muerte no se hubiera producido, pero existió y todo está teñido por ella. Encendés la tele, la radio o la compu y no ves a ningun político, a ningún artista, a ningún economista. Lo único que ves son tanatólogos que a la hora de comer te hablan de visceras, agonías, rigidez cadavérica y hemorragias, todo muy digestivo.

No logran desviar la atención.

Al contrario, con toda su sobreactuación lo que sucede es que todo el mundo piensa – y con razón- que tienen mucho que esconder, que en algo son culpables. Le metieron el juicio oral al portero del caso Angeles y eso que antes convocaba multitudes ahora no le importa a nadie, hay mil partidos de futbol y nadie habla de ellos, hacen pelear a todo el prostibulario mediático y nadie los mira. La conmoción sigue y aumenta y todo el mundo en cualquier lugar que vas ni siquiera piensa en las elecciones, habla de la muerte, de esa muerte incómoda que día a día va destruyendo a este gobierno.

¿Y la economía? Entre los grandes olvidados está el dólar “ilegal”

No solo él, también los buitres, la cláusula Rufo que murió sin pena ni gloria a fin de año, la inflación que sigue alta, el impuesto a las ganancias que esquilma sueldos, las reservas empapeladas del banco central, el precio del petróleo por el piso, la soja que no es rentable, la venta de autos que no existe y el consumo que se para. Ese es el iceberg.

Debajo de la muerte anda la justicia, equivocándose, contaminando escenas, cambiando pericias,inventando recusaciones, marchando para hacer un duelo y hasta………pidiendo justicia.

¿Se quieren cargar al gobierno?, ¿son en serio el partido judicial?

No nos vamos a engañar, después de todas las que les hizo o les quiso hacer el poder ejecutivo, es lógico que no lo quieran nada y vos sabés como son, esperan a que muestres algo de debilidad y ahí te avanzan. Pero hay dos factores muy importantes que aceleraron el proceso: el miedo y la vergüenza. Matar al denunciante es también un mensaje mafioso a todo aquél que se atreva a hacer lo mismo. Ponete en el lugar de alguno de los jueces sin custodia que tienen denuncias gravísimas contra funcionarios, con todas las pruebas, con una sumatoria de desprolijidades y que tienen que ordenar medidas, como citaciones, allanamientos, indagatorias, etc. Muy tranquilos no han de estar. Además son tantas las barbaridades mundiales que han hecho con el dinero que están actuando con mucha celeridad juzgados de distintos países. Algo de vergüenza les tiene que dar estar sentados sobre causas que aquí no avanzan. En síntesis, como dijo un coronel carapintada, la justicia se puso los pantalones, en defensa propia agregaría yo, y ahora que se agarren porque los están ametrallando.

¿Y del iceberg? ¿que estuvo pasando con él, mientras miramos autopsias?

Se siguió destruyendo o en la metáfora que usamos fortaleciendo, el choque será peor. Veamos.

1.tasa de inversión. Si algo nos faltaba es que el mundo que ya nos consideraba unos loquitos poco confiables, nos empiece a mirar como un estado colaborador de un estado terrorista. Ya ni siquiera importa si es o no delito, las escuchas están y son lapidarias. No viene ni vendrá un solo dólar con este gobierno. Y lo de los chinos vendrá en cuentagotas

2.atraso cambiario. Aquí hay una tormenta perfecta. Anclaron el dólar para combatir la inflación pero como los agentes se mueven por expectativas y todos piensan que el próximo gobierno deberá devaluar, los precios siguen subiendo preventivamente para no perder tanto cuando ello suceda. Ello no hace sino aumentar el atraso cambiario y requerir a futuro una devaluación aun mayor para recuperar competitividad. Las economías regionales están quebrando porque no pueden exportar

3.valor de exportaciones. Hacia abajo y por varias razones concurrentes. EEUU está a punto de subir la tasa de interés, mientras Europa está comprando masivamente bonos y Brasil deja devaluar el real. El dólar se fortalece en el mundo, tanto que el euro es factible que llegue al inicial 1 a 1 con él. En criollo estamos carisimos para Brasil y Europa y EEUU cada vez nos paga menos por lo que exportamos porque al aumentar el valor del dólar, lo que vendemos, soja por ejemplo, baja de precio.

4.liquidación de divisas. Nadie va a liquidar divisas antes que venga el proximo gobierno. Nadie le va a adelantar divisas a un gobierno débil y jaqueado por severas denuncias. Faltarán dólares y ya se nota por la severa y creciente restricción a las importaciones. Ello generará sin duda desabastecimiento de insumos y hasta de productos esenciales como los medicamentos, que ya se nota.

5.reservas. Exhaustas. No sabemos la verdad pero las olemos escasas y es un año de vencimientos. No hay acceso a los mercados internacionales porque estamos en default, aunque nos lean al revés los fallos que van saliendo, como fue el caso del reciente fallo londinense. Es muy probable que deba restructurarse toda la deuda externa y ello solo será factible con un nuevo mandamás en la rosada.

6.inflación En alza, se acelerará aún más cerca del traspaso de poder. Nadie quiere que la devaluación lo encuentre dormido. Ni siquiera le importa a muchos vender poco en este período, el que tenga espalda para aguantar seguirá subiendo precios, tal como pasó en el verano con el sector automotriz.

7.consumo En baja pronunciada. Mucha gente fue a la costa, pero basta hablar con los comerciantes para saber que fue un verano gasolero. Y fueron porque no hay manera de defenderse frente a la inflación. Cuando ahorrar es imposible, gastar rápido es la única salida. En materia de bienes durables salvo Máximo, nadie quiere más cuotas, los hogares están sobre endeudados. Inmuebles en caída y autos detenidos por el irracional impuesto que no se animan ni siquiera a actualizar en sus valores no imponibles.

8.dólar cuevero. Tranquilo por ahora, cuando se empiece a evidenciar la falta de dólares y las restricciones a la importación, luego de unas PASO trágicas para el gobierno, ya que presumiblemente transparenten que un 80% del electorado les es adverso, es más que probable que exista presión sobre el cuevero.

9 crédito No hay ni habrá. El gobierno lidia con un déficit fiscal creciente y debe financiarlo. La recaudación, que bueno es puntualizarlo, crece menos que la inflación real, o sea baja, ya no alcanza y estamos asistiendo a un festival del bonos, como en los finales del gobierno de Alfonsín. El gobierno absorbe así todo el crédito disponible

10 empleo. Empezará a sufrir. Los sectores que no puedan aguantar un contexto recesivo de todo el año, deberán ajustarse y ya sabemos que el empleo es el hilo más delgado. Por ahora lo que está sucediendo es que no hay creación y las bajas naturales no se sustituyen.

11.vaca muerta. No me preguntés por qué pero el precio del petróleo no tiene piso, bajó a la mitad y algunos pronostican que seguirá hasta 30 dólares el barril. Podemos hablar largo de a quien conviene y a quien funde pero lo único cierto para nosotros es que la vaca sureña de la cual veníamos gastando a cuenta se murió, nadie vendrá a invertir allí con este precio por barril

¡Que panorama viejo! ¿Se fue al diablo la transición pacífica y ordenada por lo menos económica?

Era un escenario posible hasta el 17 de enero. La muerte del 18 se lo llevó consigo. Desnudó el relato, sacó al sol los trapitos sucios que la justicia tenía en los cajones, pulverizó la credibilidad popular achicando el margen de maniobra, profundizó el aislamiento internacional y puso toda la expectativa en el que vendrá. Manejar el Titanic en esas condiciones es poco probable, el choque es casi inevitable.

Y yo no te lo pregunté pero ¿se pueden ir antes?

Yo no te lo dije pero es exactamente lo que quieren y están buscando alguien que los eche, para así algun día poder armar un nuevo relato que les permita volver. Espero que nadie les haga el favor, realmente no se lo merecen.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 7 de marzo de 2015

Si andan por la Plaza de Mayo y la escuchan, ahora que tenemos un jefe de gabinete roquero es más que probable, yo no fui. Todo termina, las pesadillas también.

REUNIONES DE CORNISA

Vaticano

 

REUNIONES DE CORNISA

que algunos pierdan algo para que todos no perdamos todo

 

“¡Uy que carucha, dottore! ¿Qué le pasa?”

“Nada gallego, nada”.

“Secretos a mi no, después de tantos años. ¿No estarás enamorado?”

“¡Vaya broma! Te contesto con la frase de Julito: Es que el amor tiene edad aunque no lo crea usted.”

“¿Te traigo algo?”

“Un whisky doble”.

“¿A las 8 de la mañana?, ¡ah bueno!, estamos en problemas”.

“Tú lo dices. Todos estamos en problemas enormes, en la cornisa diría yo”.

“¿Y qué va a pasar?”

“Se terminó el tiempo de los pronósticos. El futuro llegó, ya llegamos a él. No es tiempo de pronósticos sino de esperar el estallido”.

“¿Tan grave está la cosa?”

“Estamos en la cornisa, José y nos podemos caer al abismo tanto si nos quedamos quietos como si nos movemos, aunque sea con cautela. El negado y auto infringido default nos terminó de ubicar en esa situación”.

“¿Por?”

“Espantó a los posibles prestamistas, congeló a los eventuales inversores y alentó la fuga indiscriminada de divisas, así como el diferimiento de su liquidación por parte de los exportadores. Y los productores retienen todo el producto que pueden, ya que como todos, rechazan los pesos como defensa ante la inflación que se acelera”.

“¡Que combo, madre mía!”

“Y es un espiral que se acelera.  Aumenta la escasez de dólares, ello lleva a incrementar la emisión de pesos sin respaldo, que nadie quiere y por ende aumenta la demanda de dólares que potencia su escasez. Como una serpiente que se muerde la cola, el aumento del dólar empuja los precios hacia arriba y como ello preanuncia una devaluación, potencia la demanda de dólares que vuelve a subir de precio”.

“Escenario parecido a ¿……?”

“1989 sin duda, cuando el tiempo de las correcciones se achica se termina cayendo en la hiperinflación, donde los precios de todo aumentan por horas, aunque no se venda nada. Acordate que en julio de 1989, Jesús Rodriguez batió todos los récords como ministro de economía, al llegar al 196,6% mensual de inflación, un estigma que aun persigue a mi compañero del Carlos Pellegrini.

La única forma de recomponer la economía y con ella la confianza de los agentes en el gobierno y en el propio sistema, fue una entrega anticipada del poder de Alfonsín al riojano innombrable y un ajustazo de éste en beneficio de las cuentas públicas y en perjuicio de las privadas, consistente esencialmente en un brutal aumento de los combustibles y las tarifas de servicios prestados por empresas entonces en manos del estado.”

“¡Una híper es muy complicada!”

“Sin duda, hubo saqueos, organizaditos como siempre hacen los intendentes del conurbano, pero el problema mayor es que resulta una gripe difícil con varias recaídas. Sin ir más lejos, en diciembre hubo otra acelerada de precios al 40% mensual, llegando a un 80% en enero siguiente y a fines de 1989, terminaron confiscando los depósitos en dólares con el plan Bonex del contador Erman González, un comodín de todo ministerio.  Solo para que después llegué el pelado  de mirada diabólica a inventar su convertibilidad, en 1991, previo cambio del signo monetario y la eliminación de cuatro ceros de la moneda en el cambio de australes a peso.”

“¿Y vamos a repetir la historia?”

“Me parece que ya no hay forma de evitarlo, por eso estoy triste, porque ni siquiera de la propia historia aprendemos nada. Y eso que el ministro soviético que tenemos es profesor de historia de pensamiento económico. ¿Dónde habrá vivido en 1989?, ¿acaso en San Petesburgo?”

“Pero me parece que no me contaste todo el problema.”

“Efectivamente. El momento para hacer el ajustazo, ya pasó, fue enero de este año y lo desperdiciaron, hicieron un ajustecito del 23% que como los precios ya lo siguieron no sirvió para nada. Es más, creo que los precios ya se adelantaron para comenzar a absorber el posible ajustecito siguiente, aproximadamente del mismo orden. Se pagaron los costos políticos y sociales de la devaluación y no se obtuvo ninguno de sus eventuales beneficios.

Hoy, devaluar no sirve, casi no se puede por el clima social furibundamente adverso que existe y lo más importante, no lo pueden hacer los que gobiernan, porque ya nadie les cree absolutamente nada y desconfían de su capacidad para manejar la crisis. No hacer nada nos lleva derechito a la hiperinflación y hacer algo nos lleva al caos social. Es una trampa en plena cornisa y falta como un siglo para las elecciones.”

“¿Se te ocurre algo genio?”

“Solo contarte una historia fruto de un trabajo en el cual estoy colaborando, un libro sobre el ser nacional.”

“Siempre escribiendo sobre cosas que a nadie le interesan, dale, ¿de que se trata?”

“Encontré una constante, una tremenda vocación argentina por la fascinante atracción del abismo. Siempre encontramos un líder que sabe como conducirnos a sus puertas y lo apoyamos ciegamente. Pero también tenemos una suerte extraordinaria, siempre existe una última oportunidad de evitarlo y casi siempre la tomamos, cuando no lo hicimos los resultado fueron trágicos.”

“Dame algún ejemplo concreto.”

“Te doy cuatro, en que estuvimos en la cornisa, qué hicimos y cómo nos fue:

1975. Caído Lopez Rega, fugado sería más propio, con un diploma de embajador, la dama que el macho nos legó, con el país jaqueado por las bandas subversivas, tras el ajustazo de Celestino Rodrigo, se vio en serios problemas. Se acordó un pedido de licencia y fue a reposar por prescripción médica a la localidad de Ascochinga, provincia de Córdoba, con las esposas de los comandantes en jefes de las tres fuerzas armadas. En el curso de esa licencia, las tres señoras y el propio presidente provisional Italo Luder que la visitó en un par de ocasiones, en el periodo que fue del 13 de septiembre al 16 de octubre, casi le rogaron que por su bien y el de todos renunciase. Su negativa cerró la puerta a una salida institucional y abrió la puerta de una larguísima noche, cuyas consecuencias seguimos pagando.

1978. Teníamos un general muy ansioso por lavar sus partes íntimas en las aguas del Pacífico. A punto de comenzar la guerra con Chile, el Papa mandó a su enviado, el cardenal Samoré y logró evitar la matanza, arribándose, ya en democracia, a un acuerdo sobre el laudo arbitral de cuestiones limítrofes.

1982. Plena guerra de las Malvinas. Javier Pérez de Cuellar, secretario de las Naciones Unidas, no logra que su resolución que prevé el retiro de las tropas argentinas sea aceptada por Galtieri y se produce el desembarco inglés.

1982. Plena guerra de las Malvinas. Viene, casi sin avisar, el Papa Juan Pablo II en un disfrazado viaje pastoral, aterrizando el mismísimo 11 de junio. En realidad viene a aconsejar la rendición, presuponía sagazmente que un general de comunión frecuente, lo escucharía. Es una visita de dos días completos que culmina el día 12 con una reunión a solas con Galtieri. La obstinación del general, le regala a la tropa argentina tres noches de terror, que incluyen combates cuerpo a cuerpo. Solo la desobediencia del general Menéndez evita una masacre, al rendir Puerto Argentino el día 14.”

“Ya sé que el tema Malvinas te apasiona, pero nos fuimos al demonio. ¿Qué tiene que ver lo que me contás con lo que veníamos hablando y la economía en la cornisa?”

“Nada gallego, nada. Sucede que mañana hay una reunión en Roma y vos sabés que el whisky siempre me pone memorioso”.

Enrique Momigliano

Buenos Aires, 19 de septiembre de 2014

 

447….446….445….444….443……¿contamos Europe?